miércoles, 10 de septiembre de 2008

Mapas


Transité hasta hallarte,
los mapas del mundo.
Ríos, bosques, mares.
Caminos, montañas y lagos.

Estudié el idioma, los husos horarios.
Costumbres, comidas,
danzas y días festivos.

Vigilé tus pasos, tu calle,
tu plaza, tu barrio y tu arena.

Perseguí tu sombra, respiré tu viento,
tu estado del tiempo.

Vivo así, como un fantasma,
atrapada en tu fotografía.

6 comentarios:

Luis dijo...

Noto angustia en tus palabras, en todas tus entradas.
Sentir a una persona hablando desde el dolor, es tremendamente conmovedor.
Pero los mejores escritos nacen desde el no amor.
Felicidades por tu blog.

Esperanza dijo...

Muchas gracias! Sí, es verdad el desamor es un fuerte motor para escribir. Aunque también me inspiro en el dolor de los demás...

Ricardo Mena dijo...

La errata en el quinto verso (v.g. "husos horarios", por "usos horarios"), no desmerece el poema.

La ajenidad como estado del alma, ha sido sentidad desde el principio de los tiempos.

Desde los poemas de los Upanishads, pasando por los sonetos pretrarquistas, el existencialismo de Kierkeegard, y estos versos del ultraísta Borges:

"Tu ausencia me rodea como la cuerda a la garganta./El mar al que se hunde." (Ausencia, "Fervor de Buenos Aires, 1923).

Como habitante de Fuengirola, el que te dediques a escribir y a trabajar en el sector de las comunicaciones, es un incentivo para solicitar tu amistad, ya que como abogado y escritor, ando en busca de compañeros locales que estén interesados en el Arte.

You take care,

Ricardo Mena.

Esperanza dijo...

Ricardo es un gusto conectarme con personas de Fuengirola, donde vivo ahora. Y además poder intercambiar poemas.
Pero tengo que decirte que no hay ningún error en husos horarios, los husos horarios son cada una de las 24 zonas que se divide el planeta Tierra para organizar el tiempo. Y huso, se llama así porque tiene forma de huso de hilar y va con hache, jeej. Estoy hablando de las "zonas horarias" como se nombran más comunmente ahora.

El último samurai bancario dijo...

Me he dado un paso por el blog y está lleno de tristeza. He leido más arriba en tu comentario que el desamor es un motor para escribir, y veo que no escribes desde Septiembre. Me alegro si es que eso significa que ahora eres feliz.

No me di cuenta que somos vecinos!!

Espero que vuelvas a escribir, pero de cosas bonitas. Plásmalas si las estás sintiendo.

Saludos

Esperanza dijo...

Gracias, también dije que me inspiro en el dolor de los demás. Aunque no siempre es dolor, son cosas que pasan en la vida. Historias truncas o no. Hay etapas y etapas, me gusta lo viceral, hay muchos escritores que lo único que han escrito en sus vidas es lo doloroso. Imposible compararme con nadie, no soy escritora aún. Pero elijo escribir acerca de lo triste.
Qué bueno que seamos vecinos,

Un abrazo